Las ventajas de un viaje de sanación

El turismo médico es una excelente opción para viajar y sanar, al mismo tiempo que se conocen destinos atractivos.

Un buen día, un reconocido dentista de la ciudad de México comenzó a organizar recorridos turísticos para una de sus pacientes. Ella, le comentó a sus amigas en Estados Unidos y la voz se fue corriendo.

Pronto, lo que el dentista inició como favor, creció considerablemente: llevaba gente a Cuernavaca, a Acapulco y, además, les conseguía sitos para comer y hospedarse.

Hoy, 11 años después, recibe entre 30 y 40 personas al año en su clínica de la Colonia del Valle y les organiza itinerarios. Atiende a gente que viene de Canadá o incluso desde Alemania ya sea para sacarse las muelas del juicio, para someterse a una endodoncia o blanquearse los dientes. Como no son procedimientos tan aparatosos, los pacientes aprovechan el viaje para conocer el país.

“Me dicen que desean ir a Michoacán o a diferentes partes y yo hago que lo consigan”, explica.

Esta es tan sólo una de las variantes del turismo médico, una tendencia en la que pacientes de diversas partes del mundo aprovechan para juntar viajes y tratamientos a un precio más económico o con mayor efectividad de la que tendrían en sus países.

De acuerdo a los expertos, un turista médico es alguien que viaja fuera de su propio país por una cirugía o tratamiento voluntario de una condición médica. Dentro de los países más solicitados por quienes buscan curarse y pasear se encuentran Singapur, India, Tailandia, Malasia, Panamá, Costa Rica, República Checa y, por supuesto, México.

La mayoría de quienes ejercen el también llamado ‘turismo de salud’ lo hacen para cuidarse los dientes o por cirugías estéticas, pero también buscan procedimientos más delicados, como curas con células madre, tratamientos para la fertilidad o trasplantes de órganos.

En países como Estados Unidos y el Reino Unido existen agencias especializadas en turismo médico que organizan travesías con todos los gastos contemplados: avión, hospital, medicinas, hotel, traslados, recorridos turísticos, restaurantes, etcétera.

El viajero va de compras como si se tratara de unas vacaciones cualquiera. Si tú vives, por decir algo, en Chiapas o en Sonora y quieres operarte la nariz, entonces vienes a la ciudad de México, te hospedas por una semana –debido a la recuperación-, y paseas, eso es turismo médico.

Por el tipo de cirugía y por el poco tiempo de recuperación, las cirugías estéticas y los tratamientos poco riesgosos, como operaciones dentales, son los más solicitados por los turistas de salud.

Hay quienes afirman que cada vez es menos común que los viajeros mexicanos vayan al extranjero a hacerse un tratamiento, a lugares como Houston, que cuentan con la última tecnología. Según dicen, en México existe mayor infraestructura y precios bastante económicos.

No obstante, en nuestro país son muy pocas las agencias que ofrecen esta clase de tratamientos mezclados con recorridos. Debido a ello, existen doctores integrantes de la Asociación Mexicana de Turismo Médico, que recomiendan contactar directamente a los hospitales, que ya se han convertido en una especie de agencias de viaje y guían a los pacientes dependiendo de la operación que requieran.

Referente a este tema, los hospitales deben estar certificados por la Joint International Comission, un organismo de los Estados Unidos que certifica la calidad y la atención de los hospitales a nivel mundial.

Mientras que un estiramiento facial en Nueva York puede costar 30 mil dólares, en la Ciudad de México cuesta sólo 7 mil, de acuerdo con datos de dicha asociación.

El cálculo de los turistas de salud en el mundo varía dependiendo del estudio que se cite. El más conservador, publicado en 2011 en la revista especializada McKinsey Quarterly, señala que en todo el mundo existen apenas entre 65 mil y 85 mil de este tipo de viajeros al año, lo que parece extraño si se considera que en un año el gobierno de Singapur reportó hasta 550 mil pacientes.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Turismo Médico, un turista de éste tipo gasta en promedio 13 mil dólares por travesía.

De acuerdo al dato anterior, bien vale la pena que como agentes de viajes nos empapemos más de este tema y de las formas en que podemos ofrecer este tipo de servicio a dicho mercado que día a día crece más, ¿no lo cren?.

Posted by Corina Avica in : Destacadas Reportajes Sin categoría Turismo de...,

abzturistico.com

Tel: (33) 3647-1294 / 95
Email: direccion@distribuciondinamica.com
Website: www.abzturistico.com
Facebook Twitter Email

Dejar mensaje